Atrás
menú

2023

Las enfermedades respiratorias en niños

En Clínica Bupa Reñaca estamos enfocados en cuidar y atender la salud de los niños pequeños, sobre todo en estas temporadas frías donde más frecuentan los problemas respiratorios, tales como el asma y la bronquitis.

Lo mejor es estar siempre informado y al tanto de los posibles síntomas y tratamientos para prevenir las enfermedades respiratorias infantiles.

En nuestra Clínica contamos con un equipo de pediatras en Viña del Mar completamente capacitados para entregar un diagnóstico y tratamiento eficiente.

Reservar hora

  • Asma: esta enfermedad es muy común en los menores. El asma puede ser leve o perjudicar el diario vivir de las personas, ya que las vías respiratorias se inflaman y producen más secreción mucosa de lo normal, complicando la respiración. El tratamiento del asma incluye fármacos de base como los corticoides inhalatorios, los cuales siempre deben ser recetados por un médico.

  • Neumonía: es una infección pulmonar que provoca inflamación de la vía respiratoria baja incluyendo al tejido pulmonar. Los síntomas más frecuentes de esta enfermedad son fiebre, escalofríos, tos con flema y dificultad para respirar.

  • Bronquitis (incluye bronquiolitis y Síndrome Bronquial Obstructivo): Se trata de la inflamación de las vías respiratorias bajas (bronquios y bronquiolos), dificultando la respiración y causando tos con flema. Para detectar esta enfermedad el médico debe prestar atención a la respiración del menor y analizar los síntomas que dificultan las vías respiratorias. La mayoría de los casos de Bronquitis se manifiestan con tos con flema, retracciones costales y ruidos al respirar (tipo silbidos, ronquidos y ruidos húmedos en el pecho).

La causa principal de infecciones respiratorias en los niños son las infecciones virales. La mayoría de estos virus se transmiten mediante pequeñas gotitas de saliva debido a tos o estornudos y sus medidas de prevención más simples son mantener un lavado de manos frecuente y evitar aglomeraciones.

Las infecciones respiratorias se manifiestan de diferente forma en cada paciente pediátrico, por eso se debe prestar mucha atención a los síntomas y factores de riesgo que están complicando la respiración de los niños.
El sistema inmune se encarga de proteger a los niños y disminuir las probabilidades de desarrollar una enfermedad respiratoria grave (por ello es tan importante mantener actualizado el esquema de vacunación de nuestros niños).

Uno de los síntomas generales más comunes y que asusta mucho a los padres es la fiebre. La fiebre es el aumento transitorio de la temperatura corporal sobre 38° axilar y 38,5° rectal y corresponde a una respuesta fisiológica de nuestro sistema inmunológico frente a un proceso inflamatorio, frecuentemente de orígen infeccioso. No es en sí un signo de gravedad, sino simplemente nos debe poner en alerta de que existe un proceso inflamatorio en curso y que el organismo se está defendiendo. Nuestra preocupación respecto a los niños, es hacer seguimiento a la fiebre y observar la evolución de la enfermedad, para detectar a tiempo los signos y síntomas de alarma ("banderas rojas") que nos obligarán a consultar en un servicio de urgencia pediátrico.

Todo recién nacido (niños menores de 1 mes de vida) que presenten fiebre deben considerarse urgencia médica y consultar cuanto antes en un servicio de urgencias.

Los niños desde el mes de vida deben acudir a su pediatra regularmente según el calendario de controles sanos y además cada vez que presenten algún problema de salud.

La consulta en servicios de urgencia es mandatoria ante la aparición de signos y síntomas de alarma (banderas rojas), los cuales se manifiestan cuando existe compromiso de algunos sistemas básicos del organismo, como por ejemplo sistema respiratorio, sistema nervioso central y sistema cardiocirculatorio. Por ejemplo, dificultad para respirar, retracciones costales y supra claviculares, quejidos, ruidos al respirar y cianosis (coloración azulada de la piel, frecuentemente alrededor de los labios). La alteración del estado de conciencia como irritabilidad, llanto persistente, somnolencia e inconciencia. La cefalea intensa asociada o no a vómitos frecuentes y las convulsiones también forman parte de los signos y síntomas que nos hacen sospechar compromiso del sistema nervioso central. Los cambios en la coloración de la piel (piel marmórea o reticulada, palidez, extremidades frías y mal perfundidas), son ejemplos de signos que sugieren compromiso cardiocirculatorio. La aparición de los síntomas y signos de alarma descritos, obligan a una rápida consulta en el servicio de urgencias más cercano.

Equipo Médico

En Clínica Bupa Reñaca contamos con un equipo de profesionales altamente capacitados para abordar las enfermedades respiratorias de los niños, entregando el diagnóstico y tratamiento correspondiente para tratar de manera cercana y eficiente las enfermedades de tus hijos.

Si deseas reservar una hora con nuestros pediatras en Viña del Mar, recuerda que puedes acceder con Fonasa, Isapre y de manera particular.