Click acá para ir directamente al contenido

Cómo prepararse para la maternidad

Tu embarazo mes a mes.

Imagen foto_00000002

¿Cómo prepararse para la maternidad?

La maternidad es sin duda una experiencia maravillosa que suele tener un impacto muy positivo sobre la vida de los padres, pero al mismo tiempo, implica una serie de profundos cambios físicos, psicológicos y sociales, y no siempre resulta sencillo adaptarse a la nueva situación.
Por eso, es muy importante informarse adecuadamente sobre múltiples temas relacionados con la maternidad: cambios que sufre la mujer durante el embarazo, el desarrollo del bebé, cómo será el parto, las claves para una lactancia materna exitosa, etc. para enfrentar las nuevas situaciones que se presentarán y para tomar las decisiones correctas en base a los conocimientos obtenidos.

Aquí te damos algunos consejos sobre cómo prepararse para la maternidad:

Visita al ginecólogo
Una consulta con tu ginecólogo previa al embarazo es muy conveniente, pues te orientará sobre el cese del método anticonceptivo, periodos de fertilidad y analizará aspectos relevantes para ayudarte a planear un embarazo saludable (edad, peso, estado de salud y enfermedades anteriores, ingesta de medicamentos). Es muy probable que te solicite algunos exámenes para analizar tu estado de salud.
Es relevante que en esta consulta resuelvas todas las dudas que tengas sobre la fecundación y el embarazo.

Cursos para futuros padres
En muchas instituciones se ofrecen cursos de preparación para la maternidad y la paternidad, donde puedes obtener importantes conocimientos sobre el parto, la cesárea, principales cuidados del recién nacido, señales de alarma, etc. Si no tienes la posibilidad de asistir a uno de estos cursos, puedes recurrir a los libros o consultar a los profesionales de la salud. En Clínica Reñaca contamos con charlas mes a mes las cuales puedes conocer en detalle acá.

Busca ayuda para los primeros días después del parto
Las primeras semanas después del nacimiento, los padres necesitarán de todo el apoyo que puedan recibir de familiares y amigos más cercanos, ya que el cuidado del bebé requiere muchas horas diarias, dejando poco tiempo para actividades cotidianas como hacer la compra o cocinar.

Prepárate para ser flexible
Las necesidades del bebé serán la prioridad, de modo que los padres tendrán que adaptarse a sus necesidades, olvidando las propias en muchas ocasiones. Debes prepararte emocionalmente para estos cambios, tendrás que ser flexible con los horarios y dejar muchas tareas y actividades para otro momento.