Click acá para ir directamente al contenido

Embarazo mes a mes: tercer mes

Tu embarazo mes a mes.

En el tercer mes de embarazo los síntomas ya son evidentes. La ropa queda algo más ajustada y se puede sentir aversión a determinados olores y comidas. Aumentan la inestabilidad emocional, el cansancio y la necesidad de dormir; también el apetito y con él los gases y algo de estreñimiento. Las náuseas empiezan a remitir durante la cuarta semana.
En la primera semana de este mes el embrión ya se mueve: el cerebro empieza a formarse. Junto a él flota el saco vitelino, encargado de producir las células sanguíneas los brazos, manos, piernas y pies ya se han diferenciado. En la semana siguiente se separan los dedos y se completa la formación de los órganos vitales, además de los labios y los párpados. Pero lo más importante es que el riesgo de aborto empieza a reducirse.
Al inicio de la tercera semana el embrión ya es un feto. Es, por lo general, el momento de la primera ecografía, la primera imagen que se obtiene del futuro bebé, que ya tiene una forma reconocible. Todavía no se distingue el sexo, aunque el aparato genital se está formando internamente. Los órganos vitales ya están funcionando y se pueden apreciar movimientos de cabeza, brazos y piernas, si bien se trata de movimientos reflejos, ya que el cerebro aun no ha completado de desarrollo.
En la cuarta semana de embarazo el cordón umbilical es más largo y el tamaño del útero ha aumentado. Se empiezan a formar los cartílagos que más tarde se transformarán en los huesos de las costillas, el cráneo y la pelvis. El feto se mueve a sus anchas y hace los primeros gestos: se chupa el dedo, sonríe y también frunce el ceño.
En este mes se cuentan cinco semanas. Se forman el cuello y las orejas. La cabeza tiene el mismo tamaño que el resto del cuerpo y el hígado se agranda para fabricar más sangre en colaboración con la médula, de modo que el saco vitelino pierde su función y empieza a desaparecer. El feto realiza los primeros ensayos para que sus intestinos digieran la comida que obtendrá del líquido amniótico.